viernes

Acabo de ver un documental sobre presidentes argentinos y Cristina se roba la película

la felicidad es cuando todo encaja

sigue subiendo!




quiero la paz y no la gueira


Helena cumple 4 el 26 de julio. Hoy le explicamos que va a tener 4 y se puso a llorar: le gustaría seguir viendo a sus queridas amigas de la sala de 3...


Eze aprendió a prenderle fuego a las tapitas plásticas de gaseosa pero se lo tengo que prohibir: no quiero que queme tapas...

yo digo "oler" podque alfatiad, esa palabra no se me sale...






Fui a pedir "El libro de Daniel" y me trajeron una biblia...hubo muchos diálogos de sordos y terminé comprando "Autoayuda para snobs" por error, dado que mi edificio va a estar tres meses sin gas y mezclé en mi mente la idea de que se vende como el pan caliente y fluye como agua y pagué con gusto el precio creyendo que era un termotanque eléctrico del cual fluye agua caliente...
A partir de una ironía de Borges contra Pascal (que Pascal te ayude a pensar no significa nada: te puede ayudar a pensar cualquier cosa si sos inteligente, incluso la autoayuda) se erige un libro majestuoso que es también, entre otras muchas cosas autoayuda, pero como lo fue el "Ars Amandi" de Ovidio.
Resulta en esta quijotesca despedida del libro (en tanto que objeto cerrado y lineal) tanto lo que hay para admirar que es difícil enunciarlo, precisamente porque es de orden cualitativo y porque uno desde el lugar de lector viene a ser como un arquero al que Messi le hace un golazo pero no sabe de dónde le vino la pelota ni cómo lo hizo.
Las partes autobiográficas son encantadoras y si en algún momento por su gravedad rozan el patetismo que siempre me parece pa-té-ti-co, la capacidad de exageración irónica del autor las mantiene siempre en ese humorístico anticlimax que elude toda autocompasión, todo sentimentalismo y todo aburrimiento (porque después de todo, por desgarradores que sean en su elocuencia, suelen ser monótonos los grandes sentimientos).
Este libro ayuda a valorar mejor las cosas más hermosas de la vida escondiendo su cargada versación con levedad a la manera de la simulación de friovolidad de Oscar Wilde. Cuando se nos cuenta que transcurría el tiempo con la lentitud de Bergman estamos tan en vilo que no nos importa no saber quién fue ese director sueco o si es una alusión a la inoperancia de cierto paisano nombrado Ministro de Medio Ambiente (no olvidemos que a los judíos se nos permitió casarnos entre nosotros mucho antes que a los gays).
Como Platón y como Jesús, este libro habla de forjarse una familia escogida que trascienda lo consanguíneo y forja al hacerlo algo así como una transfusión de vitalidad hedónica y lúcida. Vislumbra la gran familia cosmopolita transgeneracional de lectores y lectoras agradecidos y agradecidas, que desde las entrañas de manera visceral digieren los bocadillos que mete como novedades sorprendentes, me acabo de gastroenterar.
Esas palabras salvaron posiblemente mi vida.
Porque no usaba el argumento de Kant, de que mi vida le pertenece al Estado, sino el martirológico hipócrita vulgar: el universo me resulta diversamente deplorable, pero ¿qué haría él sin mí?
Yo sostenía que si no me había quitado la vida era para no hacer sufrir a mi familia. Un amigo en común con mi familia y yo se lo comunicó y ellos me dijeron que salga de mi error, que les vendría bien una habitación extra, que de hecho no comprendían cómo hacía para encontrarle sentido a mi existencia un solo día más.
Les regalé el libro de Daniel.
Ahora somos una familia.
No sé recomendar este libro, porque es mejor todo lo que se puede encontrar en él que cualquier cosa que yo refiera o insipirado momentáneamente por él, teorice.
Es un libro que mientras nos seduce se monta sobre la acción y metalingüísticamente (metiéndonos la lengua, se trata de uno de los grandes maestros orales) explica teóricamente por qué es necesario seducir.
Es el libro que me llevaría a una isla desierta, salvo que con él es imposible sentirse aislado o a la postre en otra cosa que en un delicioso dessert...
Me dicen los que lo leyeron que es un libro que quieren regalar, pero yo en su lugar lo conservaría.
Leerlo por primera vez fue una experiencia inefable que me gustó tanto que lo voy a volver a leer por primera vez muchísimas veces más.
No termino de entender que pueda no encantarle a alguien, pero evidentemente es así, porque si no ¿por qué le están pidiendo que escriba otro?

Martín Brauer dixit
querida mejor profesora que tuve: voy a hacer todo lo posible para que mi humilde homenaje tenga más fuerza si gano el Nobel de Literatura...¡¡muy feliz cumple!! lo que dice Max Weber de la diferencia entre la mera transmisión técnica de un saber y el contagio de la pasión y una más abarcativa sabiduría general para la vida, bueno, eso, y lo corajuda y el humor, enarbolar militantemente la importancia de los aspectos sensuales, en fin, un fuerte abrazo y que los cumplas muy feliz: 





estimades estudiantes:

los memes, la vertiginosa y masiva recurrencia a las redes permiten una veloz competitividad para generar chistes y producen instantáneas cristalizaciones con perífrasis y variaciones de determinada técnica...en dicho sentido ilustran muy bien las formas vacías que tenemos que llenar siempre tomando en consideración que por idéntico que sea un procedimiento, el contenido trae consigo su carga muy específica de asociaciones y por ende determina el efecto.

Vayamos a la técnica 1: ¿cuál es la diferencia entre A y B? Bueno, uno tiene las características de A y el otro ¡es A!
ejemplos: la diferencia entre un cuervo y un abogado: uno es una criatura carroñera implacable e inescrupulosa y el otro posee un magnífico plumaje negro
la diferencia entre una foca y una mujer: una tiene bigotes, es pesada, repulsiva, maloliente y la otra es un ser marino
si a esta técnica le pongo un contenido más político se contamina la pura sorpresa que adquiere el lastre de lo "yo no haría bromas con eso", la típica frase con la que se pretende encarcelar el campo de acción del humorismo a suegras, un grupo que simboliza la imbecilidad (que para nosotros son los gallegos pero para los norteamericanos son los polacos y para los españoles los de Lepe), borrachos, cornudos, nada muy urticante.
veamos el ejemplo:
-¿cuál es la diferencia entre asesinar a un abortista y un aborto? en un caso tenemos algo que no es realmente digno de ser lamentado como deceso y en el otro...

pensemos en un viejísimo chiste que dice así: había dos tipos pegándole a otro y yo no sabía si meterme o no...al final cobré coraje y decidí intervenir, entre los tres lo hicimos mierda...

con la misma estructura lógica decimos ahora "mi abuelo sufrió mucho en Auschwitz porque se le llegaron a escapar algunos judíos" y no se ríen igual ni todas las mismas personas

por eso hay que estar atento a qué contenido le metemos, porque todo chiste que se haga con Hitler es más de Hitler que de determinada técnica

recordemos también que la libertad para improvisar recombinaciones, extrapolaciones, distorsiones, parodias, variantes satíricas es en el plano formal, pero en el del contenido no somos libres: según Freud porque estamos siempre portando inconcientes contenidos sexuales u hostiles, pero supongamos que Freud fuera un pensador del siglo pasado que la comunidad científica actual no considera relevante, hagamos ese esfuerzo de imaginación y pensemos por qué otros motivos no somos libres de dar con el contenido que fuera: para el interlocutor hay una serie de temas actuales que están en su cabeza, a ellos va a recurrir para ayudarse a decodificar le chiste que le hagamos, todo va primero a parecer una alusión a la obsesión que sea que tenga. Para la feminista radical si hablamos del Holocausto estaremos hablando seguramente de los tres millones de femicidios, para el ecologista del daño ambiental que produjo a la atmósfera la comunidad de gitanos, homosexuales, paralíticos y judíos convertidos en tóxico gas, para el alemán pasándole factura de una anécdota que duró solo 12 años y por la que ya pagaron reparaciones materiales, culpa colectiva y el estigma de haber sido nazis...

Entre los nuevos formatos, los mejores "de la posguerra" diría un alemán que no quiere que haya habido universo recordable antes, vemos cómo la figura del "Pipita" Higuaín se convirtió en un fenomenal personaje para bromas nuevas: el que erra el disparo, el que no acierta a estrechar la mano, el que equivoca la fecha, el nombre, etc.
Es toda una creación dramatúrgica nueva, circunscribe el chiste a esa clase de idiotez.

Otro reciente formato es reírse de la edad infinita de Mirtha Legrand. Vemos allí muy buenos ejemplos de exageración. ¿Qué fue primero, el huevo o Mirtha Legrand? Los invito a recorrer memes...como podrán observar son contados los casos en los que se le imprime un contenido político, si bien nació como chiste K en contra de la formación de la opinión pública con valores retrógrados y conservadores. Los chicos hacen bromas con esto como puro juego.

No importa qué poeta beatnik comenzó diciendo "he visto a las mentes más brillantes de mi generación..." porque con ese comienzo en twitter miles de cuentas se mofan de lo que fuere, el cantante de moda, el programa de tv, con la clásica chicana de "si perseverás en esta conducta actuás en contra de la inteligencia" por todo argumento

la técnica de tomar una esfera y entreverarla con otra aparece en filósofos jugando al fútbol en el sketch de Monthy Python y su unidad de medida es el concepto...cuando la unidad de medida es la palabra, sin que deje de ser la misma operación mental tenemos lo que Lewis Carroll llamó "Snarks" (por unir shark con snail). Estanislao Bachrach lo llama "conceptual blending", Freud "condensación" y Lacan "metonimia" y es cierto que Lacan metió nimiedades a la obra de Freud a lo largo de toda su vida. Como toda técnica que enseñamos no es privativa de lo cómico. Poner dos aviones en las torres gemelas es una extrapolación y una mezcla que contrasta y choca-¡vaya si choca!-explosivamente (¡un estalle!): nada hay de irrisorio y el tipo de insensibilización que se requiere para ver otra cosa que una masacre allí ya fue estudiada por los esteticistas, siendo Quino un confeso "fascinado" por el ballet y su plasticidad pese, obviamente, a los muertos. Tanto para la distancia afectiva del humor como para la del arte hay golpes bajos de realismo humanitario que nos sacuden y devuelven a la empatía o la reacción pretalámica que se dispara antes de poder anestesiarla.
Para los púberes el deseo sexual está tan a flor de piel que -seeeee, qué flor de piel tiene Tamara, le doy hasta que...(formato que pueden encontrar ustedes con muchas variantes online).
les decía: para los que viven su amanecer sexual, a veces la sola mención de una parte anatómica los excita e incluso a veces no es necesario que se mencione nada realmente: se tiende a convertir toda palabra en cierta parte anatómica o cierta acción erótica...no hay distanciamiento brechtiano allí, sino catarsis e identificación, purga, digamos, aristotélica y si es éste nuestro público, sabemos que basta con decir "el mercado laboral está todo parado" o "se me hace todo muy duro" o "a la larga" o "relación estrecha" o "con chapa arriba" o "meticulosa" o "peculiar" o "envergadura" o "la mía", "esta", "le doy", "ponerla", "acogedor", "escogido", "anonadado". Ahora con el tema que estamos tocando (ay, sí, tocame, tocame) vemos que hay en estos estados de corriente ininterrumpida en el flujo de (sí, flujo) palabra a evocación cerebral esa electricidad que el juego de palabras suele no producir con su cortocircuito chocante. Acá la oleada de deseo sexual inunda todo e impregna con su corriente a todas las demás. Tenemos que poner en una canasta específica los chistes que invitan a identificarse con el deseo sexual, así como se suele poner en categorías aparte los chistes de suegras y de borrachos, porque son otras las cosas a denunciar en una suegra y en un borracho, precisamente el exceso del ello y el exceso del superyó en términos freudianos o en los míos propios el exceso de quéseyo.
Groucho Marx apostaba a que si él desnudaba y exhibía su deseo lascivo, encendía inmediatamente el de quienes escuchaban. En ese sentido era freudiano. Un chiste que porta consigo ese fuego puede muy bien contagiarlo o más bien provocar la repulsión que suele generar lo sexual cuando no se está suficientemente caliente. De modo que hay que tener cuidado con los chistes de contenido erótico: lo primero que hay que asegurarse es que sean en efecto eróticos para el oyente. Por eso en los chistes de náufragos se usa un símbolo de mujer deseable: Claudia Schiffer (sin saber el significado de "Schiff" en alemán). Los chistes contra el corset de la corrección política pueden coquetear con juguetizar la idea de pedofilia, pero nunca se dirigen a un público pedófilo, si ustedes hacen un chiste partiendo de la base de que eso es algo que todos deseamos pero nos obligan a esconder, van a obligarlos a esconderse pero no por el motivo que ustedes pensaban. El de Louis CK diciendo que dejaría de comer chocolate si por comerlo sufriera el ostracismo y una condena social durísima y unánime es genial: dado que los pedófilos sabiendo que va a pesar sobre ellos esa condena no dejan de violar niños, debe ser un placer insuperable, mejor aún que comer chocolate.
¿Es un chiste sobre la pedofilia o es sobre los desvíos que la mala aplicación de la lógica puede ofrecernos? Yo estimo que lo segundo, pero como dijimos antes, el contenido específico en este caso muy político, atado a la moral obnubila la posibilidad de abstraerse.

Con las malas palabras sucede lo mismo que con el erotismo: o partimos de que es algo que anida en nuestro corazón aunque en momentos muy reservados, o tenemos claro que hay gente fina que ni las piensa. La contagiabilidad de la gracia del chiste depende siempre de la capacidad de neurotransmisión y neurorecepción, así que pensemos qué tiene en su cabeza en este momento este interlocutor, si podría surgir de él tal deseo o tal procacidad.

Los obstáculos que tiene que superar un chiste para lograr hacer reír son numerosos: tiene que ser algo acera de lo cual el público se pueda reír y se quiera reír. Y ese público si es vegetariano no va a reírse de disfrutar de comer una hamburguesa, salvo que el chiste sea muy bueno y con muy bueno en este caso nos referimos ya a rozando el delirio, trascendiendo el marco de lo esperable. He hecho reír a públicos castristas con el chiste de Fidel en el infierno y los diablitos que le buscan las valijas entendidos como refugiados, balseros. El marco del Cielo le quitaba realismo al simpatizante de Fidel Castro, evidentemente ateo. El chiste tiene que tener alguna forma de distanciamiento para aumentar la pensabilidad del asunto. Dos cárceles hacen una mayor libertad: todos los dogmas comunistas se detenían frente a todos los dogmas católicos, ya unirlos era pulverizar el esquema de ambos.

Otra fuente de obstáculos para chistes es la tomadura de en serio. Ni bien se dice el chiste hay un breve espacio para la carcajada que puede darse o no, es indistinto e inmediatamente surge en el que lo escucha el pensamiento "pero algo de eso es un poco así en la realidad".
Las múltiples formas de solemnizar lo ridículo no se reducen a aparatos críticos que entreven moralejas.
Un hombre se acerca a la fuente de mayonesa de la distinguida cena y se la unta en la cara. Consultado respecto de por qué lo hace responde "lo siento muchísimo, pensaba que se trataba de espinaca".
Este chiste disparatado no va a tardar en caer en la pesantez de lo serio: -un poco somos así todos, viviendo nuestra absurda vida y cometiendo errores que creemos que son errores puntuales como si no lo fuera ineluctable y ontológicamente todo...
o "las espinacas representan el pecho materno/los modos de producción del capital/la voluntad de poder/ la constelación en la casa 9 de los arianos".

La autocensura es el primer obstáculo: -este chiste que se me ocurre es demasiado desubicado o demasiado soso. Tenemos que acolchonar esta objeción tirando muchísimos chistes, que es de paso el modo científico de abocarse a un objeto y ser ya interlocutores de quienes se esperan chistes permanentes, no todos desternillantes. Este changüí nos puede dar valor, el perfeccionismo no ayuda a pulir por dentro la rara perla del chiste perfecto dentro de nuestra concha (ja, ja, ja, ¡dijo "concha"!). Se puede deducir la matemática de Euclides a solas, no se puede calibrar la medida correcta del chiste perfecto en soledad.

Dicho sea de paso, la autocensura es fuente de una técnica de discurso gracioso que como no vi tipificada me veo obligado a denominar de alguna manera, así que llamemoslá "cortesía paranoica". Consiste en interrumpir lo que uno pretende decir anticipándose a imaginarias e imposibles objeciones del otro para apresurarse a aclarar el improbable malentendido. ¿Querés aprender alemán conmigo? Mirá yo a tu amiga le doy una hora por semana por mil doscientos al mes...¡alemán! quise decir alemán...
Se puede explotar la ambigüedad del lenguaje para construir específicos malentendidos certeros o se puede introducir cualquier paranoia ex nihilo (antes río Nilo): por ejemplo "mi nombre es Martín, con esto no quiero decir que deje de una porción de pizza la parte a la que no le llegó la muzzarella ni la salsa, porque sé que mueren de hambre muchos niños en África"

La corrección política es un poderoso obstáculo y el humor tiene que batallar para desterrarla. Lejos de propender a la concientización se ha revelado como dispositivo de disciplinamiento manu militari, para pasar de ser machistas a decirnos feministas, para pasar de ser xenófobos a decirnos multiculturalistas. Ojalá los humoristas tuviéramos palabras mágicas que sean siempre graciosas a pesar de los contextos, como tienen palabras mágicamente siempre peyorativas los políticamente correctos. "Me enloquece esa cara de putita que tiene la vecina" es políticamente incorrecto pero "la emponderada y dignísima vecina me merece el más abyecto desprecio" es correcto. "Adoro pasar tiempo con mogólicos porque su capacidad intensa de disfrutar cada instante y su modo tan cálido y cariñoso de abordarme me pueden" es políticamente incorrecto pero "gracias a Dios no sufrí el castigo de que me nazcan personas en situación de capacidad diferente" es correcto. Hay mucha ambigüedad en "mogólico" y "putita". Hace poco me reencontré con el hijo de mi ex para quien fui durante siete años una suerte de figura paterna. Tras la separación hubo una etapa de mutismo y reticencia y el reencuentro era de difícil comienzo. Yo sabía que tenía que modelar con mi estilística inicial el futuro del vínculo. Después de titubeos por una consideración mal comprendida descubrí que para el marco específico de esa relación que tanta confianza y amor suponían era menos respetuoso decir: "es una emoción muy grande volver a verte, pichón" que "¿cómo andás pedazo de hijo de mil putas?"

Hay un distanciamiento que el diccionario filosófico de Ferrater Mora define como "simulación de una ignorancia": la ironía que empezó siendo socrática. Muchos chistes sobre Karina Jelinek o sobre rubias se basan en esa índole de mala inteligencia. Me gusta mucho cuando se combina con la técnica de autorreferencialidad. Como hemos estudiado, cuando damos cuenta de un atributo que es pasible de aplicarse a una frase, podemos empotrar ese campo semántico no con cualquier otro, sino consigo mismo. Podemos así obtener chistes como "los disléxicos somos persianas" porque la dislexia se ve reflejada en la manera de decir equivocadamente "persona". Con diabéticos es más difícil, dada su pronunciación indistinguible. Podemos sí decir de alguien muy poco dulce que es "emocionalmente diabético": la técnica de mezclar los mundos escindidos, pero no la bellísima de la serpiente que se muerde la cola, tan cara a las paradojas.
Morton Rue en "La ola" cuenta que un grupo de estudiantes de historia no podía entender cómo los alemanes, un pueblo tan destacado e inteligente, siguió a ese ridículo enano grotesco de bigotito tan teatral. Entonces el profesor les explica que se puede entender ese fenómeno histórico pero se requiere de una capacidad superior, una disciplina distinguida. Para empezar, vamos a tener un brazalete que nos diferencie de estudiantes vulgares, incapaces de comprender al nazismo...y también vamos a saludarnos de un modo especial...
Esta elegante voltereta de un discurso sobre sí no requiere poseer sutileza ni amplias capacidades de tranquila reflexión, irrumpe en cada "que te recontra, más lo serás vos".
"Odio ser bipolar: amo cada minuto se serlo", es otro ejemplo de una característica pasible de ser aplicada al discurso porque lo refuta en acto.
Es un poco difuso, un poco laxo el territorio que abarcamos para este recurso.
Veamos un chiste: -Dr. ¿qué me recomienda cuando tengo hemorragias menstruales?
-Practique el sexo anal
-¿Usted habló con mi marido?
-No conozco a ningún Martín Brauer

En el chiste la negación final actúa como revelación que refuta lo que se pretende negar tal y como en los chistes autorefutatorios, salvo que no hay una característica como la dislexia o la bipolaridad, solo una similar evidenciación de una información que se pretendía torpemente ocultar.

A-a-amo a los tart-tar...a los tar-tar...a los tartamumudos desintere...desintere...

Solo sé decir...¡"solo sé decir"!

Hay tan pocos estudios serios sobre estas técnicas del humor que casi para cada chiste hay que crear una categoría: estábamos con Karina Jelinek (claro que en un sentido figurado...con esa figurita). Que ella denuncia por ejemplo la pretenciosidad de quienes se fingen poseedores de un saber y que al hacerlo demuestre una supina ignorancia que desmiente la rousseaunana superioridad del buen salvaje me hace morir de risa. No recuerdo buenos ejemplos pero sería más o menos así: -se creen muy conocedores de cine porque vieron "El Akurozawa Potemikin"...porque leen al filósofo Aristócrates, se creen grandes lectores porque leyeron una vez "La casa de Bernarda Lepez".

Este último chiste combina "Narda Lepez" para alterar "Bernarda Alba" y en esa técnica hay un elemento musical intrínseco digno de ulterior análisis. El envión rítmico que surge del juego de palabras en el que se ve alterada la entonación melódica: -a la hora de comer en Madrid suelo optar por la paella le gusta la gasolina, dale más gasolina, a ella le gusta...

Pocas cosas son más graciosas y más recomendables, más libres de todo juicio oriundo del universo de lo normativo que empalmar una canción de moda ("Despacito" es en ese sentido nuestro esperanto, ya vi no menos de diez versiones con letras que protestaban contra el recorte al Conicet, el falocentrismo patriarcal, el hombre que tiene el pene muy chiquito).

Creo que ya hemos visto muchos ejemplos en los cuales la técnica es la misma y el efecto, no. Todas las denominadas metátesis, zigzagueos y "no es lo mismos" se limitan a alterar el orden de los factores. Pero en Marx eso se retraduce a que no es la conciencia individual la que genera el ser social, sino el ser social quien produce la conciencia individual. En Jesús a que no fue el hombre hecho para el sábado, sino el sábado para el hombre. En Leonard Cohen ("Story of Isaac") a que
When it all comes down to dust
I will kill you if I must,
I will help you if I can.
When it all comes down to dust
I will help you if I must,
I will kill you if I can.

En Quevedo, entre muchos otros ejemplos, a preguntarse si siempre se ha de decir lo que se piensa y cuándo se ha de pensar lo que se dice.

En nuestro secundario: no es lo mismo las ruinas de machu pichu que que venga un macho te meta el pichu y te deje en ruinas, no es lo mismo una bola negra que una negra en bolas, no es lo mismo un rancho en la China que una china en el rancho, no es lo mismo una silla de paja que hacerse la paja en una silla, no es lo mismo un metro de encaje negro que que te la encaje un negro de un metro, no es lo msimo calentar el chorizo a baño maría que calentar a María en el baño con el chorizo...

Siempre se ha de sentir lo que se dice?
¿Nunca se ha de decir lo que se siente? Francisco de Quevedo
...Que a lo que todos les quitaste sola
te puedan a ti sola quitar todos F. de Quevedo, Poesía original, núm. 71.
Faltar pudo a Scipión Roma opulenta;
mas a Roma Scipión faltar no pudo... F. de Quevedo, Poesía original, núm. 234.
No pudo Roma sufrir las grandes hazañas y las santas costumbres de Scipión. Conocido él, y, religioso, dijo: "Más quiero que con el destierro falte Roma a Scipión, que no que Scipión falte a Roma en el destierro". ¡Extraña medicina, echar la salud para quedar sanos!... F. de Quevedo, Vida de Marco Bruto.
Tropelía son de la malicia los buenos malos y los malos buenos. F. de Quevedo, Vida de Marco Bruto.
¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?
¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga,
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?
Pues, ¿para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis. Sor Juana Inés de la Cruz.
¿En este país no se lee porque no se escribe o no se escribe porque no se lee? Mariano José de Larra.
Piensa el sentimiento y siente el pensamiento Miguel de Unamuno
Nosotros olvidamos al cuerpo, pero el cuerpo no nos olvida a nosotros. ¡Maldita memoria de los órganos! Ciorán
En tiempos de las bárbaras naciones,
colgaban de las cruces los ladrones.
Mas ahora, en el Siglo de las Luces,
del pecho del ladrón cuelgan las cruces. Ugo Fóscolo

una cosa es que haya cortes de luz inevitables y otra que el Gobierno lo celebre...


Es increíble ver agolparse como moscas a la miel por no decir otra cosa a un hato de miserables fenicios angurrientos materialistas muertos de hambre fariseos famélicos consumistas haciendo fila durante una hora solo porque hoy una multinacional que destruye el planeta para engrosar las arcas de su factoría de grasas saturadas hace un descuento en cada menú BK Staker...si comprendieran lo patéticos que se ven se irían a sus casas, comprenderían que su salud y su tiempo y su paz de espíritu vale más que esos roñosos pesos y ya hace rato saborearía mi combo








es para los que se hacen los intelectuales porque leyeron, capaz obligados por la escuela, "La casa de Bernarda Lepes"
this is the new member of the church, he will live in the tower: does he ring any bell?

pasamos de Keynes a ¿quién es?

es increíble cómo se desenvuelven mis alumnos de economía: los arropo con una manta, los envuelvo bien, pero no hay caso...
hoy uno me explicó así el bono a cien años: para Macri, el argentino medio es medio ladrón y quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón...



mi amor, tenés la hija más linda del mundo pero la tenés que medir dormida, creí entender...



para salvaguardar su orgullo, por infantiles,van a inventar otra cosa, pero fue como te digo: entré con mi espada luminosa y maté a malos...





¿que cómo fue mi primer ataque cardíaco?
bueno, resulta que Eze entró a casa y no se quería sacar la campera porque dijo que le queda muy cool y lo hace verse canchero...
yo me había olvidado de que compramos una aspiradora portatil
Mi mujer le dijo: -si no te la sacás, te la chupo...


                                                                       ha vuelto


al menos admiten que baratho no es...




-¿jugamos a que somos Macri y Vidal en campaña?
-¡dale! yo digo la frase: "NO VAMOS A SACARTE NADA QUE NO TENGAS"



En Warnes me asustaron unos muchachones morochos y decidí ponerle alarma a mi bici, conseguí una muy barata pero al final resultó una falsa alarma











Compré billetes de juguete para mis niños y maquinalmente le di uno de $500 a Eze: -tomá, porque te portaste muy bien...
En seguida vi dibujada en su rostro una felicidad desconocida y comprendí el error. Me abrazó con una intensidad insólita, mercenariamente amoroso.
Me deseó que me curara pronto del cuello que me había destrozado al subírseme sin preaviso.
Pidió papel y lápiz y calculó cuántas cartas de Pókemon se puede comprar. Con un brillo en la mirada me explicó que además de ser millonario podía resolver todas sus inquietudes financieras ¡con un solo billete!
Se lo metió en el bolsillo. Lo sacó y examinó. Lo olió. Lo volvió a guardar. Esta actitud fenicia, paradójicamente me pareció romántica y me rompió el corazón. Recordé un cuento de Akutagawa, "Sennin": cómo la fe del individuo transforma la realidad. Recordé un cuento de Yourcenar, "Así fue salvado Wang-Fo". pero me pidió que recordara uno de Gianni Rodari o de Gustavo Roldán...

No solamente tuve que darle quinientos pesos verdaderos. No solamente no pude evitar su interés pecuniario, ni siquiera vinéndonos a vivir a Benavidez (¡localidad que tan luego llama a la avidez!).
Voy a tener que generar más ingresos y para ello dar un nuevo curro, digo "curso" así que les pregunto de qué tomarían un curso conmigo, en qué horario podría ser y cuánto estarían dispuestos a pagar.
Una posibilidad es un ciclo de cine Lubitsch con debate y análisis, derivando en Billy Wilder. Sería por ejemplo ver "To be or not to be", analizar el chiste que en su momento fue grosero ("ese actor le hace a Shakespeare lo que nosotros a Polonia"), ver la versión en clave musical de Mel Brooks, etc.

Otra, la introducción al deleite de leer el humor británico de Borges, articulando lecturas de sus ensayos, poemas y cuentos con sus principales referencias, por ejempo Oscar Wilde y explicaciones que antes eran quisitas, de sus declaradas influencias.
Conceptualizaciones occidentales del amor: Irving Singer, Denis de Rougemont, Stendhal y su teoría de la cristalización, la refutación de Ortega y Gasset. Refundición contemporánea de las nociones clásicas a la luz del consumismo: la paradoja de que la "nueva" pareja solo lo sea para la subjetividad a diferencia de los artículos de consumo. Importancia para una buena pareja de elegir un bonito perro.

Técnicas para crear chistes, ejercicios puntuales, ejemplos a emular concretos.

La mordacidad de Chesterton como polemista.

Acercamiento a las principales corrientes filosóficas desde un abordaje histórico.

Alemán con el método gramatical.

Bertrand Russell y Karl Popper en sus usos sutiles del sarcasmo.

Inglés con sus slangs refrescándose.

Alemán con el método comunicativo.

¿Quién fue Bernard Shaw?

El baño del perro en su propio hogar

El primer Wittgenstein, una aproximación a su teoría del lenguaje.

El último Heidegger: lecturas en contrapunto con Hölderlin.

Domestique a su propio perro, sin necesidad de pagar demás a entrenadores.

Hermenéutica versus estéticismo: inmersión en corrientes contratéticas de las teorías del arte.

Alimentación creativa para ahorrar costos a la hora de que coma el pichicho.

Usos en la interacción cotidiana del humorismo cortés ("la graciosa disculpa el lo segundo mejor que hacemos, la hiriente afrenta, lo primero).

Peine fino para Schnauzer: evite gastos innecesarios en antipulgas.

Examen de las escuelas psicológicas enfrentadas. Seligman y el fracaso de la psicología positiva. Kahneman: nuestra vida es solo para el yo que recuerda. Freud ¿sigue siendo importante o su importancia es solo psicológica?

Diez pasos a prueba de tontos para embalsamar a su mascota.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...